Las alcabalas de Alburquerque: o los célebres baldíos

Autores

Tipología: 
Artículo de revista
Título de la revista: 
Revista de Estudios Extremeños
Año: 
1946
Volumen: 
II
Número: 
1
Páginas: 
15-61
Sinopsis de contenido: 

[Resumen extraído de la fuente original] 

En nuestra Historia de Albuquerque hemos explicado suficientemente cómo este pueblo estuvo, casi desde su fundación, exento del pago de varios tributos, como salinas, servicios, moneda forera, yantares y alcabalas, bien porque la situación privilegiada que ocupa así lo aconsejera, porque las guerras eran muy frecuentes, no solo de una nación a otra, sino también entre los feudales ambiciosos y soberbios, que habían tomado el oficio de guerrear, único medio de ensanchar sus dominios y acrecentar su hacienda, o porque la munificencia de los reyes se les antojara. El caso es que en Albuquerque no se pagaba ninguna clase de tributos. De esta manera pretendían los Señores que aumentara el vencindario, y así era en efecto, ya que las ventajas que de todo orden allí se disfrutaban eran causa sobrada para que constantemente estuvieran llegando gentes de todas partes, atraídas por tales concesiones, y en pocos años de trasvasó el recinto amurallado y se edificó toda o la mayor parte de lo que hoy es la villa de fuera. 

Lengua: 
Área geográfica: 
Última modificación: 
08/07/2021 - 21:31