El toro de San Juan en Coria (Cáceres)

Tipologia: 
Artigo de revista
Título da revista: 
Revista de Folklore
Ano: 
1984
Número: 
37
Páginas: 
3-11
Sinopse do conteúdo: 

[Resumen extraído de la fuente original]

Es el día de Corpus cuando el Concejo elige al Abanderado de San Juan. En tal fecha se daba un refrigerio para las autoridades dentro del Ayuntamiento. Este año, con la nueva corporación, se ha cambiado el refrigerio por un reparto de ponche y gazpacho extremeño a todo el pueblo. Todo el mundo coincide en que esta práctica se remonta a aquel alférez abanderado que existía en el antiguo corregimiento de Coria. Dedicábase dicho alférez a pasear el pendón de la ciudad en compañía del Cabildo y sus maceros. Uno de los duques de Alba o marqueses de Coria -que los dos títulos ostentaban- decidió que fuera el alférez abanderado el principal promotor de las fiestas. Entre el abanderado y las peñas, se prepara y se ultima la mojiganga. Son las peñas la cara moderna de la fiesta, pero que han permitido, al asociarse los vecinos, que aumente el número de cornúpetas y que la fiesta se alargue por más días. Hay competencia y rivalidad entre las peñas. Cada cual quiere aportar el toro más guapo y más castizo para el festejo. Se desviven durante todo el año para preparar unos Sanjuanes que causen el asombro de vecinos y forasteros. Cuando lleguen, ya tendrán dispuesto el local de la peña, con sus cubos de sangría, sus tacos de jamón y chorizo de la tierra, sus barreños de gazpacho y sus tinajas de peces escabechados. Cada año aumenta el número de peñas. Sus nombres son pintorescos: "Los Suicidas", "El Zoo", "El Volante", "El 27", "La Rana", "La Junta de Defensa"... Esta última surgió como consecuencia de cierta prensa negra que cayó, cual funesta tremolina, sobre las calles de Caria. Porque hasta el cine llevaron un documental que lo titulaban con el despiadado rótulo de "Coria, la salvaje". Y en la revista "Hombre Moderno" de Toronto (Canadá) volvió a repetirse el mismo rótulo. Pero esta vez el alcalde de Coria no se quedó corto y lanzó a los medios de comunicación cosas así como: "Desde luego, qué paradojas tiene la vida. Quienes matan impunemente por el mero hecho de la "raza", "el color o pigmentación de la piel" o "por treinta monedas de plata" se escandalizan ante el inocente divertirse de unos hombres esforzados, valientes, curtidos por el duro bregar de todo un año, y airean tendenciosa y malévolamente el polo oscuro que en el "arte de lancear a dos morlacos" va implícito".

Língua: 
Área geográfica: 
Última modificação: 
10/10/2021 - 21:57